In Uncategorized

Más allá de los análisis clínicos cuando existe algún padecimiento y las revisiones cuando uno de tus hijos se enferma, debemos llevarlos a que se realicen un chequeo médico cada año, completo, de pies a cabeza. Cabe destacar que hay que tener cuidado con los falsos doctores, que sólo se aprovechan de que la medicina es uno de los negocios rentables en México. Este puede o no incluir estudios más detallados, eso dependerá de la primera revisión, que es de la cual quiero hablarte. Muchas madres de familia me han contado la forma en que los doctores revisan a sus hijos cuando los llevan cada uno o dos años a una revisión completa, y me preguntan si está bien o si hace falta algo más. Por eso se me ocurrió escribir este pequeño artículo, donde trataré de explicar de forma breve y concisa lo que el médico debería hacer durante este chequeo.

La Academia Americana de Pediatras recomienda a los adolescentes de 11 y 21 años que visiten al pediatra una vez al año, con el fin de realizar una evaluación que incluya un historial de lo que sucede en la vida del joven. Tras analizar el historial, se debe proceder al examen físico de detección completa, el cual, en la mayoría de los casos contiene medición de altura y peso, toma de pulso y presión arterial. Mientras van realizando estas mediciones, el médico podría aprovechar para hablar con el adolescente sobre temas importantes de salud y seguridad como la prevención de enfermedades de transmisión sexual, le comentará los peligros de consumir sustancias nocivas para la salud como alcohol, tabaco y drogas, así como le dará recomendaciones para una vida sana con dieta y actividad física. También le evaluará la vista, y en caso de que se detecte alguna anomalía, lo remitirá con el especialista, es decir, un oftalmólogo. El doctor auscultará al paciente del cuello para revisar que no haya nódulos linfáticos inflamados o una glándula tiroidea agrandada, y el abdomen para revisar el bazo, hígado y riñones. Revisará la respiración y el corazón del joven con un estetoscopio, la postura corporal y en caso de que se presente alguna anomalía, podrían enviarlo a que se realice unos rayos x, también revisará articulaciones y fuera del tejido muscular.

Generalmente los médicos deciden dejar una última revisión para el final, ya que es la que les da mayor vergüenza a los adolescentes y en ocasiones se niegan a realizársela. El chequeo de testículos debe ser parte fundamental de la revisión anual, para prevenir enfermedades graves como el cáncer u otras menos alarmantes como una hernia o una mala posición. Lo más recomendable es que el médico vaya describiendo lo que hace a la hora de palpar los genitales del paciente y en ocasiones mencioné en que zona se encuentra y lo que está buscando descartar, para no alarmar a los presentes. Puede ser común que el menor presente una erección como reacción al procedimiento, tanto el médico como usted, padre de familia, deben explicarle que es algo muy normal, ya que se puede malinterpretar como una experiencia homosexual, cuando no lo es, debe ser muy claro en esto.

Para terminar debo recalcar que el pediatra podrá solicitar exámenes más específicos según lo que encuentre en este chequeo, además de que remitirá al adolescente con especialistas de ser necesario, como urólogos, oftalmólogos, gastroenterólogos, etc.

Si quieres saber más sobre este interesante tema, no dudes en ingresar al portal HarmonHall Franquicias y ahí podrás saber mucho más.

Fuentes: HarmonHall.com, HealthyChildren.org, YouTube Dr. Alejandro Patrón

Recent Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt